Podere il Moro

Agroturismo
en la provincia de Siena, Toscana Italia


Los alrededores del Agroturismo: las Tierras de Siena

Las tierras sienesas
Un itinerario muy atractivo, tanto desde el punto de vista paisajístico como por la presencia de pequeños centros artísticos de gran interés, es el que conduce de la Abadía de Molte Oliveto Maggiore a Montepulciano.
Desde Siena se coge la carretera estatal 326 por un breve trecho y se prosigue para Asciano. Desde aquí, cruzando las llamadas “crete senesi” (serie de colinas y bosques en los alrededores de Siena que se caracterizan por su coloración grisácea que da al paisaje una apariencia lunar) se alcanza una altura donde se puede apreciar, circundado por cipreses, el monasterio de Monte Oliveto Maggiore. Después se prosigue por el valle del Ombrone hasta alcanzar Buonconvento, donde se sigue caminando entre olivos y viñedos hasta el collado desde donde se asoma Montalcino. Desde aquí se coge la carretera que lleva a S. Quirico d´Orcia, y después se prosigue para Pienza y Montepulciano.

Monte Oliveto Maggiore (Crete Senesi)
Famosa abadía y monumento artístico sienés, fundada en 1313, es la casa madre de los Benedictinos Olivetanos. Está compuesta por un complejo de construcciones llevadas a cabo entre el siglo XIV y el XVIII que comprende un palacete medieval, la iglesia y el monasterio. El aspecto más preciado lo representan los fantásticos frescos que se aprecian a lo largo de las paredes del pórtico del Claustro Grande, que representan episodios de la vida de San Benedicto. El ciclo de frescos, obra de Signorelli (en 1497-98 representó 9 historias) y de Sodoma (a partir de 1505 representó 27 historias) es uno de los mayores complejos de pintura renacentista. También dignos de interés son el Claustro Piccolo (pequeño), la biblioteca, el refectorio, la galería de cuadros y el taller de los monjes. Digno de apreciar en la iglesia es el espectacular coro lignario taraceado, y en la farmacia una importante colección de recipientes del siglo XVII.

Montalcino
Ciudad pintoresca en posición panorámica sobre un collado entre los valles del río Ombrone y del río Asso. Centro agrícola conocido por la producción de vinos como el Brunello, el Tinto de Montalcino, y el Moscadello. De particular interés son el Ayuntamiento, la Iglesia románico-gótica de San Agustín y el Museo Cívico y Diocesano. La Rocca, erigida por los sieneses en 1361, domina el poblado desde el alto del collado con su poderosa mole pentagonal dotada de torres y bastiones. Se puede visitar el interior donde se puede encontrar una enoteca para la degustación de vinos locales.
Se recomienda la excursión a la Abadía de S. Antimo a 8 km.

Pienza (Val d'Orcia)
Ciudad que nace en 1458 por voluntad de papa Pio II, Enea Silvio Piccolomini, que en cuanto salió elegido quiso transformar la aldea natal de Corsignano, dando el encargo a Bernardo Rossellino, uno de los mayores arquitectos florentinos del Renacimiento. La plaza Pio II se expande en el centro de la ciudad y alberga en un breve espacio los monumentos principales: la Catedral, el Ayuntamiento, el Palacio Vescovile (de los obispos) y el Palacio Piccolomini, obra maestra de Rossellino que se inspiró en el palacio Rucellai de Florencia. Es muy interesante también el pozo que está delante del Palacio Piccolomini, finísima obra de Rossellino. Conviene visitar el museo de la Catedral.
Aconsejamos dar un paseo (aproximadamente 10 minutos a pie) hasta la ‘pieve di Corsigniano’, una pequeña iglesia de la antigua aldea, que se levanta en un lugar muy sugestivo entre la naturaleza.
Entre los productos típicos de la zona es muy famoso el queso ‘pecorino’ de Pienza.

Montepulciano
Es una de las aldeas renacentistas más íntegra y características de Toscana. Está situada en una posición panorámica, a una altura que domina toda la llanura de Chiana, y es también un importante centro agrícola conocido por sus vinos.
Recorriendo Via (calle) Gracciano, la primera parte del camino, encontramos edificios de gran elegancia como el Palacio Avignonesi del siglo XVI y la Iglesia de San Agustín. La Plaza Grande, situada en lo alto del collado, es el centro monumental de la ciudad. Aquí podemos encontrar nobles edificios entre los cuales: el Ayuntamiento, la Catedral y el Palacio de Justicia, ya del ‘Capitano del popolo’ (literalmente ‘capitán del pueblo’, figura política de la administración local utilizada en Italia durante la Edad Media). En la calle Ricci, en el interior del Palacio Gótico Neri - Orselli se encuentra el Museo Cívico.
No se puede no visitar, a las afueras del poblado, la solemne Iglesia de S. Biagio, obra maestra de Antonio de Sangallo el Viejo (1518-45). La iglesia, una de las más significativas construcciones del Renacimiento, es una armoniosa construcción en cruz griega, coronada por una alta cúpula y con la fachada flanqueada por dos campanarios aislados.
A 5 km en dirección Chianciano se encuentran las Termas de Montepulciano, con aguas sulfúreas ricas en bicarbonato y magnesio.

San Gimignano
Pintoresca ciudad nacida sobre un collado que domina la Valdesa, en el corazón de una florida zona agrícola, San Gimignano conserva intacto el aspecto medieval, caracterizado por numerosas torres. Por estas características es uno de los lugares más sugestivos de Toscana y meta de muchos turistas.
De origen etrusca, San Gimignano toma su nombre del santo obispo de Modena muerto en 385. El centro urbano se extiende y alcanza la máxima expansión a partir del año 1000, cuando se consolida como municipio. En este periodo además de fortificar la aldea con más e 2 km. de muros, surgen nobles edificios con grandes torres, creadas como signo de poder así como con fin defensivo, pero que con el tiempo se llegaron a usar como casas. De las 72 torres de entonces, hoy quedan más o menos 15 y contribuyen a dar a la ciudad un aspecto único.
San Gimignano debe su notoriedad a la atmósfera medieval que se respira, a las tiendas de artitas y artesanos, de ceramistas y orfebres, a sus callejones que desembocan en placetas y edificios que nos trasportan a los tiempos de las contiendas entre Guelfi y Ghibellini. Hay muchas películas ambientadas en época medieval que se han rodado en San Gimignano.
Merece la pena visitar la Plaza de la Cisterna, la Plaza del Duomo y los edificios que las rodean, la Collegiata y S. Agostino. La Plaza della Cisterna toma su nombre de la cisterna del siglo XIII que ocupa el centro. Piazza del Duomo es el centro monumental de la ciudad, escondida entre edificios y torres. Collegiata di S. Maria Assunta es una construcción románica del siglo XII, que ha sido más veces transformada y restaurada; la Iglesia de S. Agostino, románico-gótica de finales del siglo XIII guarda frescos de Benozzo Gozzoli que representan la vida del santo y la Coronación de Maria de Pallaiolo. Palacio del Popolo, también llamado Palazzo Nuovo del Podestà, es la sede del ayuntamiento. Consideración particular a los productos típicos de San Gimignano, como la Vernaccia y el azafrán. La Vernaccia es uno de los vinos blancos más apreciado de Italia y se produce exclusivamente en el municipio de San Gimignano. Ha sido el primer vino italiano al que se le reconoció en 1966 la Denominación de Origen Controlada. El cultivo del azafrán tiene una historia antigua: muchos documentos atestan la importancia que tuvo para la economía del municipio de San Gimignano en la Edad Media cuando ya era un producto carísimo.
San Gimignano se caracteriza además por sus fiestas y eventos, como el “Estate Sangimignanese” (verano sangimiñanese) que propone representaciones líricas y conciertos en la Plaza del Duomo.

Siena
Es una de las ciudades más bellas de Toscana, famosa por su Piazza del Campo (Plaza del Campo) donde tiene lugar cada año la carrera de caballos Il Palio de Siena, el 2 de Julio y el 16 de Agosto, la fiesta más importante de la tradición sienesa. Las fiestas empiezan por lo menos una semana antes y para la ‘contrada’ que gana terminan meses después. Cenas en la ‘contrada’, eventos y música.
Al principio la plaza era un prado, de aquí el nombre “campo” y tiene forma de concha, tiene una fuente, Fonte Gaia, famosa por su posición en la plaza, por su forma cuadrada y por la obra de arte que representa. Los paneles de la fuente los ha creado Jacopo della Quercia.
En cada ‘contrada’ hay una fuente con símbolo propio, hoy se usan para celebrar bautizos, mientras un tiempo se usaban para recibir el agua para todas la necesidades. Fontebranda es la fuente más antigua de Siena, Fonte d´Ovile, interesante monumento que merece la pena visitar y admirar, se construyó como salida para llevar agua para usos artesanos y agrícolas. La Fonte del Casato se sitúa en el centro de la ciudad, pero es difícil encontrarla. Estas son solo algunas de las fuentes de Siena.
Los amantes del arte tienen mucho que admirar, Palazzo delle Papesse, que es un museo de arte contemporáneo. El Museo de la sociedad Esecutori Pie Disposizioni, contiene una interesante colección de obras de arte de la escuela sienesa entre el siglo XIV y el siglo XVIII. De notable interés es el Battistero (baptisterio), donde paneles de bronce nos cuentan la vida de San Juán Bautista. El Duomo (la catedral) custodia la biblioteca Piccolomini, con libros que ilustran el arte y los frescos que cuentan la vida de Papa Pío II. También hay que mencionar la Sinagoga, situada en Piazza del Campo.
Estas son solo algunas de las cosas que hay que ver y admirar en Siena. Nosotros aconsejamos siempre ir de vacaciones en primavera o en otoño, e ir a Siena más de una vez porque merece la pena.
Desde el Agroturismo il Moro, dirección Florencia, a solo 8 km. a la primera salida para Siena a la izquierda se encuentra Via Massetana, una calle con diferentes tiendas para ir de compras.